La Biblia
es palabra de Dios. Es verdad y es luz que quita toda oscuridad. Nos revela el propósito
y voluntad de Dios para el hombre, para esta vida y la vida venidera, que es la vida después de la muerte

La Biblia, resumidamente, nos enseña principalmente que:
1. Todo fue creado por Dios, que es Uno.
2.  El primer hombre, Adán, cayo en pecado (desobediencia a Dios) y así introdujo el pecado, y la maldición al mundo entero
     y a sus descendientes (toda la humanidad)
3. Por medio del sacrificio de Jesucristo, el Hijo de Dios, quien nunca cometió pecado,  ha sido quitado el pecado y la maldición del mundo entero
    y de toda la humanidad (Adán y sus descendientes).
4. Todo aquel que confiesa y se arrepiente de sus pecados y  por fe cree en Jesucristo, recibe salvación y vida eterna. 
5. Todo aquel que rehúsa creer en Jesucristo, esta condenado y su fin es la condenación y la perdición para siempre,
     recibiendo el castigo del tormento eterno.

Jesucristo es el camino a Dios. Por eso podemos decir que lo primero y
mas importante es guardar la doctrina que el enseño. Esto es , leer el
nuevo testamento, todo lo que Jesucristo enseño y guardarlo. No hay
nada mas importante ni que reemplace esto.

 Si Guardamos Su palabra, empezaremos a tener comunión con Dios
y con esto también el favor de Dios. y así lograremos el mas elevado
propósito de esta vida, el llegar a ser hijos de Dios, renacidos por Su Palabra.
En Jesucristo lo tenemos todo. Guardando y obedeciendo Su palabra
logramos todo, las cosas de esta vida y de la vida venidera.

El obedecer la Palabra de Dios, a veces requiere del esfuerzo de aun
negarnos a nosotros mismos. Esto es porque heredamos una naturaleza
rebelde y pecadora. Pero todo ser humano tiene la capacidad de despojarse
de su naturaleza pecadora y revestirse de la naturaleza divina, llegando a ser
semejante a Jesucristo, recibir la gloria que Jesucristo recibirá y heredar todas
las cosas.

Una ves que te despojes de tu naturaleza pecadora, te sentirás verdaderamente
libre y la vida cristiana te será mucho mas fácil y agradable. La Biblia será tu
alimento y tu pan espiritual.

Si aun no lo has hecho, hoy puedes comenzar la carrera, el camino que te
trasladara de la de la potestad de Satanás a Dios, de las tinieblas a la luz,
de la corrupción a la incorrupción , de la miseria a la riqueza,
de la desesperanza a la esperanza, de la deshonra a la honra, de ser una
criatura perdida y pecadora,  a ser un verdadero Hijo de Dios.

Jesucristo ya ha abierto el camino de la salvación y de la regeneración
del hombre. Ahora le toca al hombre escuchar atentamente todo lo que
El ha dicho y ordenado y obedecerlo como el mas preciado
tesoro para nuestras vidas, para alcanzar todas las maravillosas y
completas bendiciones y promesas de Dios.

Nuestro ser, cuerpo , mente y espíritu, se alimenta de lo que le damos
y se transforma de acuerdo a ese alimento.
Si le damos a nuestra mente la palabra de Dios, con toda seguridad
se ira transformando a la imagen de Dios y recibiremos lo bueno
de la vida, porque de Dios solo procede lo bueno.

No te preocupes si no logras ver resultados inmediatos, mientras lees
y obedeces la palabra de Dios. Porque como una semilla , se planta
y se riega y luego crece, así también la palabra de Dios es semilla incorruptible
que plantamos en nuestro corazón y mente, y
que nunca vuelve vacía y a su tiempo dará los frutos mas hermosos
y maravillosos en nuestro ser, tan bueno que jamás nos hemos podido
imaginar, ni comparar con nada en este mundo, porque la palabra de
Dios no es de este mundo ni procede del mundo, que esta en tinieblas,
sino de Dios, que es luz.

Dios te ama y quiere salvarte y transformarte, para un día llevarte al
maravilloso reino de los cielos, en donde moraras  por siempre con
gloria , honra e inmortalidad. Por eso nos ha dejado Su Palabra, La
Biblia y también su Espíritu, para que alcancemos esta gloriosa y
eterna bendición , mientras estamos aquí en la tierra, porque terminada
esta vida, ya no habrá mas posibilidad de lograrlo, para los que
no lo hayan alcanzado, porque después de la muerte viene el juicio
y el destino final del alma de cada ser humano.